Transtorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Transtorno Obsesivo CompulsivoAntes de Freud y de su descripción de la curación de varios casos de neurosis obsesiva (hoy conocida como TOC o trastorno obsesivo compulsivo), los pacientes con esta patología llenaban los manicomios, ya que muchas veces el delirio del neurótico era confundido con una psicosis. El psicoanálisis permite descifrar los síntomas sólo aparentemente absurdos del trastorno obsesivo y resolverlos, constituyendo el tratamiento más eficaz del TOC.

Si padeces de alguno de los siguientes síntomas puedes tener un TOC:

    • Necesitas realizar múltiples rituales, acciones estereotipadas que se te imponen y si por cualquier razón no puedes realizarlas, sientes una angustia intensa. Por ejemplo:
      • Lavarte compulsivamente las manos tras tocar determinados objetos o personas.
      • Vestirte y asearte diariamente te lleva mucho tiempo, a veces horas, porque crees que has cometido algún error en el lavado o vestido, has olvidado lavar una parte de tu cuerpo, etc.
      • Necesitas comprobar reiteradamente antes de salir de casa si has cerrado la puerta, la llave del gas antes de salir de viaje, etc.
      • Para acostarte, necesitas poner la almohada en determinada posición, las sábanas de tal manera, lavarte varias veces las manos, colocar algunos objetos de una manera determinada en el cuarto, etc.
    • Todas estas compulsiones, y muchas otras, se acompañan siempre de la duda de haberlas realizado o no correctamente., y por eso en ocasiones lleva horas repetirlas hasta que se consiga tener la sensación de haberlas realizado correctamente. Por eso se ha dicho del paciente neurótico obsesivo que padece una locura de duda.
    • Sientes que si no realizas la compulsión te pasará algo malo a ti o a tus seres queridos, a veces, la muerte o graves enfermedades. Por eso la no realización de la compulsión, lleva al desarrollo de angustia.
    • Tu cabeza no puede parar de pensar en una idea de manera constante: en ocasiones es un temor: temor a quedarse embarazada, a veces sin ninguna relación con la realidad, puesto que puede suceder en personas que ni siquiera mantienen relaciones sexuales, temor a contagiarse de una enfermedad grave, temor a volverse homosexual cuando toda la vida se han elegido parejas del sexo opuesto, temor a que le pase algo terrible a los seres queridos, etc. Esta idea se impone de manera reiterativa, como una obsesión, no te la puedes quitar de la cabeza, te tortura constantemente.

Todo esto se acompaña de una sensación de culpa, que a veces puede llegar hasta a hacerse responsable de un asesinato que se ha leído en el periódico, o de un robo, pederastia, etc., que no se han cometido jamás.

Todo esto que te pasa puede ser un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o neurosis obsesiva. Esto tiene un tratamiento. El tratamiento más eficaz del TOC es el psicoanálisis. Cuento con una experiencia de más de quince años en el tratamiento de estos pacientes, con excelentes resultados. No dejes que tus obsesiones, rituales, compulsiones, dudas, culpa y cavilaciones, te hagan la vida imposible. Comienza tu psicoanálisis.